Materia / Materialidad

Autora: Dra. Anna Talens

El encargo y la creación de este recurso de aprendizaje UOC han sido coordinados por las profesoras: Maria Iñigo Clavo y Aida Sánchez de Serdio (2019)

Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño general y la cubierta, puede ser copiada, reproducida, almacenada o transmitida de ninguna forma, ni por ningún medio, sea éste eléctrico, químico, mecánico, óptico, grabación, fotocopia, o cualquier otro, sin la previa autorización escrita de los titulares de los derechos.

Temática

  • Escultura

Las obras de arte pueden parecer cualquier cosa en toda circunstancia, estar realizadas de cualquier materia, ser presentadas de cualquier manera.

Danto, A. C. Después del fin del arte (pág. 38).

La sustancia o elemento primario del que están compuestas las cosas se denomina materia. Este vocablo viene del latín matĕrĭa, que a su vez se corresponde semánticamente con el griego λη (húle), que hace referencia a la madera y a los bosques. Más allá de su origen etimológico, lo que nos interesa destacar de la materia es que se trata de un elemento susceptible de adoptar toda clase de formas y de sufrir todo tipo de cambios. Esta capacidad de la materia es la que permite al artista utilizarla como base de sus obras.

Dentro de la creación artística escultórica objetual, el soporte material es necesario para llevar a la realidad tangible la proyección de las ideas generadas por la mente del artista. Además, si el objetivo perseguido es crear un objeto tridimensional, el conocimiento de las características de cada material será imprescindible para el creador, que debe comprender las cualidades, los límites y las posibilidades de transformación que le ofrece cada material. El artista deberá tener en cuenta también el peso, el vacío y el espacio que ocupa la materia seleccionada y cómo estos se relacionan con ella; tres dimensiones que están intrínsecamente vinculadas con el objeto escultórico.

Según los procesos de manipulación aplicados en la elaboración de las esculturas, distinguimos entre materiales maleables o dúctiles, como es el caso del barro o la cera, que podemos transformar fácilmente con las manos; o materiales más rígidos y resistentes, que necesitan de herramientas y técnicas más complejas para su transformación, como es el caso del hierro, de la madera o de la piedra. Existe un tercer grupo de materiales propios del objeto escultórico, como el bronce y el vidrio, que, tras su transformación casi alquímica mediante el fuego y las altas temperaturas, adoptarán un estado líquido que les posibilitará adoptar las formas elegidas por los artistas.

Todos estos materiales tradicionales también se conocen como materiales nobles y han sido utilizados por los artistas desde la antigüedad para crear objetos que perduren en el tiempo. Pero existe otra forma de materialidad en la escultura más próxima a los modos de hacer de los pueblos de la prehistoria y cuyo objetivo no era la permanencia, sino la utilización de elementos que estaban en el entorno más próximo del artista.

Durante los años cincuenta, después de la Segunda Guerra Mundial, surge en Europa el informalismo y el art brut, dos movimientos artísticos en los que la materialidad en la obra de arte, sobre todo en la pintura, tendrá un valor muy importante. Esta práctica ya había sido utilizada por el expresionismo abstracto, el cubismo y el dadaísmo; además, destaca la determinante actitud de Marcel Duchamp, que busca la desmaterialización de la escultura y la pintura como forma expresión en obras como Rueda de Bicicleta (1913), donde compone un taburete con una rueda para mostrar un elemento de uso cotidiano que se convierte en objeto de arte gracias al gesto intelectual del artista.

Artistas como Anselm Kiefer, Jean Dubuffet o, en nuestro país, Antoni Tápies se entregarán a la práctica de una pintura gestual, informalista y casi tridimensional. Se buscaba un nuevo modo de crear imágenes más gestual, más visceral y alejado de las formas geométricas del cubismo para entregarse a la improvisación desarrollando lo que conocemos como pintura matérica, en la que se introducen todo tipo de materiales, como el serrín, la arena, el vidrio o la madera, además de otros objetos.

Pero será la práctica artística del alemán Joseph Beuys la que sin duda contribuya con su lenguaje e intención social a la ampliación del concepto de materialidad en el arte contemporáneo. El artista se aproxima a las prácticas chamanistas y llega a trabajar con los materiales utilizados por los pueblos no occidentales o, mal llamados, primitivos. Utiliza materiales de muy diversa procedencia: sus instalaciones están realizadas con fieltro, cobre, cera e incluso grasa. Todos estos materiales tienen un denominador común: su relación con la temperatura del cuerpo, puesto que el artista alemán considera la materia como energía. Comenzó a utilizar estos materiales tras un accidente de avioneta sufrido en Crimea del que fue rescatado por los tártaros, quienes le curaron cubriendo su cuerpo con estos materiales que Beuys consideró, desde entonces, sanadores de la humanidad.

Todo este nuevo lenguaje de la materialidad en la escultura se consolida en los años setenta, cuando en Italia surge un movimiento escultórico conocido como arte povera, que se alejaba de la idea tradicional de escultura construida para la eternidad y daba paso a materiales de diversa procedencia y comportamiento, ofreciendo a la práctica escultórica una nueva idea de materialidad. Desde entonces, el material per se será parte importante en la concepción de la obra de arte y prevalecerá incluso sobre la propia forma.

El término arte povera es propuesto por el historiador del arte, crítico y comisario italiano Germano Celant, y surge como un rechazo a la tradición, de esta forma da la oportunidad a todo tipo de materiales pobres para protagonizar las creaciones de los artistas.

En la actualidad, debemos destacar el trabajo del artista alemán Wolfgang Laib, que se sirve de materiales orgánicos como el arroz, la leche, la cera o el polen para crear sus obras e instalaciones. Su trabajo está fuertemente marcado por la tradición asiática y por el budismo zen, como en el caso de sus Ziggurat, construidos con cera de abeja; o de sus instalaciones de cuadrados pintados con pigmentos de polen; o sus esculturas de piedra y leche.

Milkstone de Wolfgang Laib (1983-1987)
Fuente: https://vimeo.com/68268886

Otro de los elementos que hay que tener en cuenta en relación con la transformación de la materia es el tiempo y los cambios producidos por la atmósfera. Algunos artistas trabajan con esta idea como elemento expresivo de sus creaciones. (véase la ficha de Efímero).

 

Bibliografía recomendada

Andersson, C. (2016). The matter of Art: Materials, practices, cultural logics. Manchester University Press. https://books.google.de/books/about/The_Matter_of_Art.html?id=lhL-sgEACAAJ&red¡r_esc=y

Otros enlaces de interés

http://www.academia.edu/31615946/Historia_del_Arte_contemporáneo_y_materialidad

https://vitaminagrafica.wordpress.com/2015/03/13/materiales-energia-y-simbolismo-en-joseph-beuys/

https://scholarworks.umt.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=2308&context=etd

Más información sobre las obras descritas

https://www.moma.org/learn/moma_learning/marcel-duchamp-bicycle-wheel-new-york-1951-third-version-after-lost-original-of-1913/

https://link.springer.com/chapter/10.1007/978-3-319-14090-2_14

https://www.khanacademy.org/humanities/global-culture/conceptual-performance/a/joseph-beuys-fat-chair

http://www.alejandradeargos.com/index.php/es/completas/8-arte/546-anselm-kiefer-las-flores-y-la-poesia-de-paul-celan